martes, 24 de febrero de 2009

Avioncitos y Sudorcitos


-"Deje su mensaje despues de la sen~al!..." tiiiiiiiiiiiiii
-"Mujer! Te encuentro en el aeropuerto de Dusseldorf pasado man~ana. A las cuatro de la tarde aterrizo, nos encontramos donde se recogen las maletas. Ahorita estoy con mi hermano en Boston. Llamame!"


Vera recibio este mensaje, un dia como esos en que la meta numero uno era distraerse y olvidarse de el.

Definitivamente Vera no era la misma nin~ita que en la clase de educacion fisica propuso que para la coreografia de la gimnasia el ejercicio perfecto para el cuello era ponerse en el piso con las palmas de las manos y las rodillas en el piso moviendo el cuello en forma de media luna de izquierda a derecha

-Este ejercicio es buenaso, asi! miren!, uuuno, doooos, uuuno.....

Flavia, Mara y Adrianita la miraron, se miraron y exploto la carcajada.

Flavia desde chiquita fue la coquetona del grupo, no dentro del colegio,obviamente, porque el colegio era de monjitas y solo admitia mujeres. Flavia con sus rulitos rojos era la chica que usaba la faldita mas chiquita del salon. Al contrario de Adrianita, a Flavia le gustaba mostrar sus piernas y coquetear con los chicos a la salida del colegio. Cuando las puertas se abrian y salian todas las chicas disparadas a sus movilidades ella se doblaba la faldita una poquito mas. Flavia siempre fue asi, siempre tuvo uno, dos o tres chicos detras de ella, muriendo por ella. Ella era de las que se sentaba en la ultima fila del salon, riendose de cualquier cosa con la que estuviera sentada al costado (que por lo general era Francisca), con esa sonrisita contagiadora que hacia voltear a todo el salon.

El nombre 'Flavia' proviene de la palabra amarillo. Flavia es una persona, bien bien amarilla. No porque sea chinita, sino porque su perfil personal lo dice asi. Las personas amarillas son bien extrovertidas, radian entusiasmo. Les encanta estar rodeados de personas. Para los amarillos la forma de vivir es a mil por hora, full diversion. Les gusta llamar la atencion y que los escuchen. Son rapidos y espontaneos. Desagradan la rutina por eso necesitan ser estimulados frecuentemente, sino pierden interes y se aburren, y asi es Flavia.

Francisca era la mayor de todas. Sus papas la habian transferido no hace mucho al colegio de monjitas de la avenida Salaverry, para ver si la podian enderezar un poquito. Ella ya hacia cosas de grandes cuando las demas aun coleccionaban stickers. A veces las demas se preguntaban si Francisca estaria inventandose cosas, hasta que un dia Francisca las dejo a todas estupefactas, en una de esas noches de Barranco, cuando Francisca jugaba con 2 chicos a la vez sin que el otro se diera cuenta, y a los dos les decia que eran el unico, el tiro le salio por la culata cuando descubrio que los dos galanes eran mejores amigos y hablaban, cada uno sin saber, de la misma chica.

Adrianita era mas tranquila en ese aspecto, en el colegio su curso favorito tenia que ver con numeros, formulas, encontrar el valor de la x , pero a los otros cursos no les encontraba mucho interes, por eso, en los examenes Adrianita siempre se sentaria al costado o al frente de Mara para intercambiar informacion por medio de borradores voladores llenos de letritas casi incomprensibles para el resto, excepto para ellas. A veces en el colmo de la frescura, Adrianita y Mara intercambiaban examenes, para completar lo que la otra no habia podido llenar o llenaban sus piernitas con letritas y durante los examen, se las levantaban discretamente para buscar una respuesta

Mara tampoco era la misma nin~ita traviesa de aquellas epocas, el paso de los an~os y el sentirse insegura de perder a un hombre y no encontrar otro, le hicieron tomar tambien decisiones equivocadas, de esas de las que uno no abre los ojos por muchos an~os.

Mara y Vera, tenian varias cosas en comun, a ambas les gustaba sacarse buenas notas, hacer todas sus tareas a tiempo, no llegar tarde al colegio, y tratar de no faltar nunca, por eso siempre se entendieron y congeniaron muy bien. Flavia y Adrianita sin embargo, harian la tarea del lunes, el lunes en la man~ana camino al colegio. Lo importante era pasar un buen fin de semana.

- Adriana! recibi tu mensaje, nos encontramos en Dussledorf el martes a las 4 , ahorita estoy con mi amigo en Amsterdan, en la casa de su tia, estamos rumbo a Roma, nos vemos prontito

Vera habia ido a Europa con Federico, uno de sus amigos de trabajo, que vivia secretamente enamorado de ella desde el momento en que la conocio, cual novela de pasion. Federico penso que el mejor momento de declarar su amor a Vera seria durante el vuelo de 15 horas rumbo al viejo mundo, penso tambien que no tenia nada que perder y que ese beso apasionado del sabado pasado que Vera y el se dieron en el rinconcito mas oscuro de la discoteca, significaba que ella sentia lo mismo por el. Lo que el no sabia era que Vera habia tomado demasiado esa noche y que en realidad casi ni se acordaba bien de todo el asunto.

- Vera tu sabes que siempre me has gustado....
(esto lo dijo con previa agarradita de mano con sudorcito y tembladita incluida) ,
Eres muy linda, y me encanta cuando la pasamos juntos, todo el dia pienso en ti......

Vera perdio nocion de lo que estaba pasando, queria que la tierra la tragara, o en este caso, que la ventana del avion se abriera y salir succionada, queria q el momento pasara rapido, o mejor aun tener una varita magica y borrar todo este momento, retroceder el tiempo, pensaba tambien q la mano de Federico estaba incomodamente sudorosa, pensaba si seria muy vergonsoso sacarla de alli y secarsela, queria mover su mano, rescatarla del ahogo, cambiarse de asiento, se sentia mal. Sin embargo a pesar de todo a Federico le dio una oportunidad, mientras Federico le hablaba Vera miraba a Federico bien por todos sus angulos y pensaba si podria ser o no, pero llego a la conclusion, que Federico, no solo estaba bien Federico sino que tampoco era su tipo y lo mejor seria encontrar la excusa perfecta y todo esto justo pasaba cuando Federico procedia a decir lo siguiente

- quieres estar conmigo?

7 comentarios:

  1. Ja ja ja...Me acuerdo esa vez en Barranco en que Francisca estaba con los dos a la vez!!! q horror!!!...Pero ella no sufría, al contrario toda fresca tenía a uno en el primer piso y al amigo en el segundo piso... Obviamente Francisca nunca se enderezó!!! ja ja ja
    Así q color amarillo!!! que buena, de donde sacaste eso de los colores???, pero creo q tienes razón y q el amarillo es definitivamente mi color. Y si volviera a repetir la época del cole seguiría usando la faldita tan pequeñita que volví loca a las monjitas que cuando podían me bajaban la basta!!! jaaaaaaaaaa
    Bueno amigaaaaa lee mi blog también que ya lo reabrí!!!
    Un besoteeeee y nos vemos a fin de año no???

    ResponderEliminar
  2. Ahhh querida arregla tu blog para q la última entrada que has escrito sea la primera que se vea y no tener que bajar a buscarla, ok???
    besos

    ResponderEliminar
  3. C.W no se como hacer que la ultima sea la primera, help! tu eres mas pro en esto que yo!

    ResponderEliminar
  4. Al principio me acuerdo que me confundí y pensé que yo era Mara en tu historia, pero sí me gusta mi nombre, Flavia!! ja ja y si le pongo así a mi hija???
    C.W.

    ResponderEliminar
  5. querida, si le pones Flavia,,te va a salir una tremenda! jaja como la mama, ajajajja mentira!

    ResponderEliminar
  6. jajaja..amiga..demasiado bueno..me he reído mucho..quiero saber q más pasa después, la época del cole..fue muy memorable..oe esa vaina de la clase de gimnasia no me acordaba para nada, jaja..quiero q continue..y quisiera pasarte mi aporte para que completes el viaje a europa, fue demasiado bueno ese viaje.

    ResponderEliminar
  7. jaja, prometo seguir la historia de Adrianita y sus amigas, aunque al paso que voy,,,,,,

    Por cierto,,,,cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia!!!!!!!!!

    ResponderEliminar