sábado, 21 de febrero de 2009

La Epoca Verde en la Casa Blanca


Este viaje seria unico. Era la primera vez que Adriana y Vera se volverian a ver despues de muchos an~os. Vera ha sido amiga de Adriana desde hace an~os, an~isimos, y este era un viaje que habia quedado pendiente por tanto tiempo.

Estudiaron en el mismo colegio, cuando Adrianita recien vino a Lima y aun hablaba con ese acentito venezolano que facinaba a todos en este nuevo pais para ella
-"Conchale vale tia", le decia siempre a su tia Gioconda, cuando ella la molestaba

Sus padres decidieron ponerla en un colegio de monjitas entre la avenida Salaverry y Prescott. Alli Adrianita conoceria a las que serian sus amigotas del cole, Vera, Mara, y Flavia. Eran mas, pero el tiempo y la distancia hicieron que el grupo del colegio se convierta en solo 4 personas.

Adrianita de primaria era una nin~ita con lentes, brackets, dos colitas, llevaba su faldita verde siempre debajo de las rodillas, tratando de disimular, con las medias bien bien arriba, los palitos de piernas que tenia, desgraciadamente al final del dia una de las medias siempre estaba por el tobillo, solo una, la otra media siempre era obediente. Era traviesa y despeinada y tenia problemas con la puntualidad, que es algo q aun a sus 27 no logra cambiar del todo.

Las epocas del colegio eran epocas relajadas, de uniforme a cuadritos verdes, chalequitos verdes, agendas verdes con sellitos de tardanza y corbatitas rojas, epocas sin obligaciones. Siempre habia tiempo para salir al parque que quedaba alfrente de la Casa Blanca de los padres de Adrianita.

La Casa Blanca era una casa de 3 pisos, era particular porque a diferencia de las otras casas en que Adrianita vivio, esta tenia la sala en el segundo piso, desde donde se podia ver el parque y el mar que a Adrianita tanto le gustaba y que ahora anhela.

En el segundo piso habia tambien otro cuarto que daba hacia la calle, este cuarto fue de Adrianita cuando aun no existia el tercer piso, era divertido cuando en las noches escuchaba piedritas en la ventanita de su cuarto y se quedaba hablando por alli sin que sus padres se dieran cuenta. Otros dias, sin embargo, Adrianita se escapaba de su casa y sus padres salian en el carro, en pijamas, preocupados a buscarla

-Roberto! La chica se escapo de nuevo, le diria con tonito renegon al papa de Adrianita.

En el segundo piso tambien quedaba el cuarto de los papas de Adrianita, y una pequen~a cocinita, para no tener que subir y bajar a la cocina principal en caso de visitas.

En el primer piso estaba el cuarto del hermano mayor de Adrianita, la oficina de la casa, la cocina y el cuarto que fue de la abuelita, cuando ella aun vivia. El tercer piso era el favorito de Adrianita y sus amigas, aqui quedaba el cuarto de ella. El cuarto tenia una puertita para salir a la terraza. Fue por muchos an~os el sitio perfecto para reuniones con las chicas del colegio, o con la gente de barrio.

La urbanizacion Salaverry, era una urbanizacion pequen~a de cuatro cuadras donde vivian muchos chicos y chicas de la edad de Adrianita. Adrianita solia salir con sus amigas al parque en su bicicleta o patines o sino, salia a caminar a la tienda para comprar chupetes donde Filo. La panaderia era otro de sus sitios favoritos no solo por los deliciosos pasteles que la llamaban por la nariz, sino tambien para pasar el rato porque en las mesas Adrianita y sus amigas siempre se encontraban con los chicos malos del barrio, esos por los que las nin~as mueren.

Las epocas del colegio involucraron mucha playa. Bajar y subir las 5000 escaleras rumbo a esta nunca fueron impedimento. A Adrianita y a sus amigas les gustaba ir a la playa no tanto para ban~arse porque el mar en esa zona tiene fama de ser super cochino. A la playa se iba para fumar unos cigarros, tomar un poco de sol, filosofar sobre la vida, caminar, hacerse amigas de los chicos que corrian olas, y hablar con Carmela, la sen~ora q vendia helados y su hija quien estaba terriblemente enamorada de un chico que corria olas que probablemente nunca la vio.

Cuando llego el ultimo an~o de la escuela, Adrianita ya no tan Adrianita, no sabia aun que hacer cuando se acabara el colegio, quizas seria odontologa, le encantaba ir al dentista, casi toda la vida uso brakets y en aquella epoca pensaba que ser dentista seria una carrera muy prometedora, pero cuando se imaginaba metiendo sus deditos en bocas y babas ajenas la idea de ser odontologa se alejo. Tambien penso en ser Arquitecta, durante el transcurso de su vida habia visto a su mama remodelar tanto la Casa Blanca, agregar un cuarto, sacar otro, hacer planos, construir un piso, remodelar la cocina, y mil cosas mas, que le parecia divertido, pero la mama de Adriana la desanimo diciendole que en estas epocas habia tantos arquitectos que quizas no tenia mucho futuro estudiando eso y seria siempre ama de casa. Asi que el suen~o de ser Arquitecta tambien se fue lejos...

-Al diablo, lo unico que me gusta del colegio es la Fisica y las Matematicas. Sere Fisica y descubrire muchas formulas que los nin~os del colegio esconderan en sus bolsillos en papelitos con letras diminutas, durante los examenes. Puede ser divertido. Ojala ingrese, penso.

8 comentarios:

  1. Confieso que pensé que estabas "demente" al estudiar esa carrera, ja ja sólo a ti se te podría ocurrir...Pero ahora me siento muy orgullosa de decir q una d mis mejores amigas es "geofisica", ja ja y aclaro: "pero no es ninguna marciana, es lo máximo"...ja ja ja
    Y tu casita blanca es inolvidable, creo que nadie de la promo olvidaría las chupetas en la casa de "Adrianita", donde se daba rienda suelta nuestros bajos instintos d eterminar hasta peleando con la comida, me acuerdo de ver tu baño manchado con chocolate y helado...ja ja ja...
    Buenas épocas!!!

    ResponderEliminar
  2. Siii, la Casa Blanca es casi historica! Me acuerdo que una vez hubo un mega drama y medio mundo termino llorando nose por que y Ratalia en una esquina vomitando hasta el alma jajaj, y otra vez me acuerdo que fui a mi cuarto y vi a 10 personas durmiendo en mi cama! no se como! Por cierto cuando escribes mas de tu viaje a los yunaited?

    ResponderEliminar
  3. Adriana...q lindooo...me hicieste recordar muchas cosas...jaja..tu media..me rei mucho de eso..jaja..tengo fotos...
    creo q hay mucho x contar...ahi viene pronto mi aporte...

    ResponderEliminar
  4. Jo jo jo Ratalia vomitando, q raro?? pero si era una niña tranquila!!!....
    Y espero q Vera cuelgue fotos de tu media caida!! q buena!!!
    Besito y nos leemos
    C.W. o Mara (je je je)

    ResponderEliminar
  5. Sandra, Sandrita,
    Tú sabes que soy un canalla y a veces una basura; que si no me gusta algo lo digo. Y déjame decirte que me encantó!!! Enganchas con la historia, esas pequeñas travesuras de niñas de colegio de bien que recién salen al mundo y se dan cuenta que tal vez éste no era como lo pintaban las monjitas aguantadas; me pareció genial esas descripciones (especialmente la de las medias, muy bien logrado!).

    Ahora, tienes muchas faltas ortográficas y de sintáxis (por cierto, armonía es sin "h" a menos que me hables de la diosa griega que lo dudo porque no entra al contexto ni has utilizado tampoco mayúsculas).

    Otra cosa, la historia gira entorno al REENCUENTRO de estas dos amigas. Yo esperaba eso: después de tantos años que había pasado con ellas? No lo olvides eh. También tardas mucho en describir la casa. Me gustaría que profundices más en las escapadas a la playa...

    Por otro lado, tienes bastante chispa, Sandrita, hay que explotar eso! Mucha frescura, juega con eso: a ser la niña ingenua que puede hacer y meterse en mil problemas y salir inmaculada.
    me gustó la utilización del nombre de José Arcadio y, aunque tú no seas una Ursula Iguarán (ese personaje le cae a pelo a tu mamá) tienes mucho de Melquíades y más con eso del color verde, que cosa te habías fumado? jajajaaja

    Bueno, Sandrita, felicitaciones DE VERDAD ME ENCANTÓ sigue así y espero nuevas publicaciones!

    Ahora me volveré tu fan jajajaja quien lo diría (resultaste más loca que yo!)
    Apapachos,
    Vittorio.

    ResponderEliminar
  6. Verdad, en tu post comienzas diciendo que vera y Adriana se volverían a ver después de mucho tiempo, sin embargo luego no hablas del tema...plop!! ja ja seguro te emocionaste escribiendo sobre tu casita blanca y te fuiste por las ramas y te olvidaste del reencuentro.
    Ay amiga no importa me imagino que luego lo contarás, je je y sigo esperando de que color soy.
    C..W.

    ResponderEliminar
  7. Bueno si, me fui un poco por las ramas, pero la historia continua, asi que chequeen mi nuevo blog. C.W buenas noticias, en mi proximo blog cuento de que color eres, y por cierto, no eres Mara, ojala te guste tu nombre, que tampoco es C.W
    xoxoox

    ResponderEliminar